30 / 05 / 2016

Inolvidable Quinta Ruta Patrimonial de La Legua

 

El objetivo fue dar a conocer la historia de la mítica población, de manera educativa, didáctica y entusiasta, por las propias organizaciones del sector.

Una masiva concurrencia tuvo este domingo la ruta patrimonial de la población La Legua, la que a pesar de la lluvia y el frío, logró reunir en su quinta versión a más de 200 personas que disfrutaron de esta inolvidable experiencia, en el marco del Día del Patrimonio Cultural e impulsada por el Programa Quiero Mi Barrio.

La actividad comenzó alrededor de las diez de la mañana, y su recorrido  contempló  diversos puntos de visita, cuyo atractivo arquitectónico, histórico y patrimonial sorprendió, emocionó y cautivó de entrada a cada uno de los asistentes.

El trayecto se realizó en dos vagones de un colorido tren de paseo, además de un bus dispuesto para esta especial ocasión, todo en forma gratuita. Así, los visitantes fueron conociendo la historia de una de las poblaciones más singulares del país.

El concejal Gustavo Arias expresó que: “Esta nueva jornada de ruta patrimonial nos ha permitido recorrer con los vecinos las tres leguas, mostrando todo lo que son las organizaciones sociales, religiosas y culturales, y constituye un nuevo día del patrimonio, en que La Legua quiere ser declarada Zona Típica”.

Un recorrido emotivo

El recorrido se inició en la Plaza Salvador Allende, pleno corazón de La Legua, en el Monumento a los Derechos Humanos, cuya importancia radica en que fue levantado por los mismos pobladores y es el único declarado como monumento nacional al interior de la población. Un  dato otorgado por los propios pobladores es que esta población, junto a La Moneda, fueron los únicos lugares que resistieron el Golpe de Estado de 1973.

De ahí se siguió a la Escuela Juan XXIII, donde hubo múltiples expresiones artísticas realizadas por niñas y niños del sector y en Biblioteca CRA, en donde el Colectivo de Fotógrafos de San Joaquín expuso fotografías relativas a La Legua.

La comitiva avanzó por la casa de Raipillán, cuya atracción fue el galardón obtenido por esta agrupación folclórica en el Festival de Huaso de Olmué; luego fue Cristo Especial, donde la comitiva disfrutó los relatos de la hermana misionera Anita Gossens, declarada no hace mucho Ciudadana Ilustre de San Joaquín, y quien encabezó la bienvenida a los visitantes.

Otros hitos fueron el Centro Comunitario; a su costado, una iglesia evangélica, y la cancha del Club Bam Bam Zamorano. La ruta continuó por la sede de la Junta Vecinal 25, en donde guiados por sus dirigentes se pudieron observar las nuevas viviendas en construcción. También la Capilla Legua Emergencia, Nuestra Señora de La Paz, inaugurada en 1953, con el padre Gerard Ouisse.

Un final feliz

Un instante especial fue la visita realizada a la sede de la Junta de Vecinos Legua Vieja, lugar en el que una banda de músicos amenizaba el trayecto, mientras los visitantes degustaban empanadas hechas por las mismas pobladoras del lugar. En la misma sede, se ubica el Museo de la Población La Legua. En su segundo piso, un par de guías relataban historias y explicaban la existencia de objetos significativos, como la bicicleta que ocupaba el padre Mariano Puga o un girasol de metal, creado por un popular y querido dirigente vecinal, Enrique Molina, quien partiera hace ya dos años. El objeto había sido utilizado en una campaña presidencial.

El final, fue el paso por el mural que realizaba el Colectivo 26 de Julio en las paredes del Cesfam Arturo Baeza Goñi, quienes a punta de brochas y pinceles daban vida a motivos alusivos a la población La legua. Rápidamente cruzaron la calle en diagonal, para llegar hasta donde se ubica la Heladería “Mepiache”, que en italiano significa “me gusta”, donde sus dueños repartían helados naturales a todo el mundo, mientras compartían su esfuerzo y su historia. En su frontis, y en un breve acto, se procedió a hacer entrega de un galvano en reconocimiento al artista Danilo Parraguez, Estatua Humana, y quien fue declarado Patrimonio Vivo de La Legua. Es el popular Minero, en color cobre, que con atuendo característico y picota en mano se le ve regularmente en Paseo Huérfanos y simboliza nuestra máxima riqueza nacional.

Y cuando ya llegaba el término de la jornada, los visitantes compartieron, bajo la lluvia cada vez más incesante, sopaipillas y vino tinto, junto al baile de los agrupaciones Folclóricas Millantú y Raipillán, quienes aportaron, con color y bríos, a una ruta que, sin duda, quedará marcada en la memoria de quienes la recorrieron, convirtiéndola en una imperdible para sus próximas visitas. Queda claro, pues, que en La Legua todo presente también invoca una bella historia.

no images were found