14 / 03 / 2020

Municipalidad de San Joaquín y su comunidad lamentan sensible fallecimiento de querido sacerdote Mariano Puga

El “cura obrero” tuvo un importante paso por nuestra comuna, desde donde luchó por llevar la iglesia a la calle e impulsar relevantes iniciativas sociales.

La Municipalidad de San Joaquín, su Alcalde, Cuerpo de Concejales y comunidad, lamentan el reciente fallecimiento del querido sacerdote Mariano Puga, quien desarrollara una importante labor social en nuestra comuna por más de 10 años.

Quien fuera conocido como el “cura obrero” y gran defensor de los derechos humanos durante la dictadura militar, falleció la madrugada de este sábado 14 de marzo, a la edad de 88 años, a causa de un cáncer linfático que lo aquejaba desde el año 2019.

“El Padre Mariano influyó positivamente en la vida de muchos, por su dedicada vocación de servicio hacia los más desprotegidos y por impulsar importantes iniciativas en nuestra comuna, marcando un precedente social relevante para todos quienes tuvimos el privilegio de conocerle”, manifiesta el alcalde Sergio Echeverría.

La experiencia misionera del Padre Mariano se inició en el mundo obrero, trabajando por emblemáticas poblaciones como Villa Francia y La Legua, convirtiéndose en un reconocido activista por la justicia social y acérrimo defensor de los derechos humanos.

Por espacio de 10 años (1992-2002) trabajó en la población La Legua de nuestra comuna, donde luchó incansablemente por llevar la Iglesia a la calle, buscando acercar el evangelio a toda la comunidad.

En la Parroquia San Cayetano fue pionero en lo que denominó “Desayunos para Jesús”, instancia en la que llevaba alimentos a la gente en situación de calle de La Legua y de la población Aníbal Pinto. También fue impulsor de la Comunidad Terapéutica Joven Levántate, la cual busca rescatar a las personas en riesgo social, con adicción al alcohol y a las drogas, la cual funciona hasta el día de hoy en San Gregorio #3435. Asimismo, fue el responsable de que los Cuasimodos de la Parroquia San Cayetano llevaran la eucaristía a los postrados y enfermos, tradición que se sigue realizando.

“Padre caminante”

Las vecinas y vecinos de La Legua lo recuerdan con cariño. Ernestina Hernández lo evoca como “un padre peregrino o caminante. Fue muy bueno, ayudó a mucha gente, a nosotros, en particular, nos ayudó en varias batallas”. Estas palabras las complementa Anita Goossens, misionera fundadora de la iniciativa Cristo Especial, quien cuenta que él comenzó a trabajar en la comuna con los scouts de La Legua, fue el precursor de la instalación del Colegio Arzobispo Manuel Vicuña y de la Fundación Cristo Especial. Esta última organización surgió luego de una catequesis especial que él realizó: “El creía en la relevancia de vivir en comunidad, grandes y jóvenes. Él era una gran luz que transmitía mucho de Jesús; el Padre era un Jesús tocable, una luz que todos se alegraban de ver. Hasta en las situaciones más dolorosas, él nos animaba con ese ánimo increíble”, relata.

Hijo Ilustre

Como reconocimiento a su gran labor social en nuestra comuna, en el año 2002 fue nombrado Hijo Ilustre de San Joaquín

Su último mensaje, del 3 de marzo de 2020, publicado en el sitio web del Comité de Defensa y Promoción de Derechos Humanos de La Legua, fue en memoria de “los familiares de los asesinados, presos políticos, enceguecidos, callados y encarcelados producto de la protesta social desde el 18 de octubre hasta ahora. También, en memoria de los carabineros heridos, de comerciantes y de gente de los vecindarios que han sido atropellados en sus derechos, de los que han sido atentados y violentados”.

Los restos del Padre Mariano están siendo velados en la Villa Francia en la Capilla Cristo Liberador. La jornada de este domingo emprenderá viaje hasta Villa Grimaldi, lugar en el que el sacerdote pidió ser despedido en el marco de una gran fiesta.

Con motivo del reciente fallecimiento del querido “cura obrero”, la Municipalidad de San Joaquín ha decretado 3 días de Duelo Comunal. Ver Decreto Alcaldicio N° 574.

¡Hasta siempre Mariano! ¡Por siempre estarás en el corazón de San Joaquín!